Reflexiones en tarot, runas y vida

Heeeyyy tribu evolutiva!!! Primero que nada, volver a presentar este espacio: es nuestro blog. Lo abrí hace mucho para hablar de Tarot, desarrollo personal, arte para la vida y de cosas que se conectan con ello. Es real: no le puse mucha atención, hasta ahora, que veo las cosas desde otro punto de vista, como «El Colgado».

Salir de la zona de confort tiene mucho que ver con sacrificar el confort. Hablemos de este arcano, «El Colgado». Es el numero 12 de los arcanos mayores, nos habla de sacrificio, de incomodidad, de suspención del tiempo y del espacio para ver las cosas desde otros puntos de vista. Es la incomodidad que nos obliga a ver alternativas y nos puede llevar a la «iluminación» o mejor dicho, a las respuestas de sabiduria que necesitamos en nuestro camino para dejar atrás lo viejo y recibir lo nuevo: Después de sacrificar el confort, no queda de otra que mirar alternativas con la total certeza que luego todo se materializará en una nueva forma.

Hay 3 cartas que guardan secretos del 3 como conjunto. «La Emperatriz», «El Colgado» y «El Mundo». Acabamos de ver «El Colgado», la carta 12. 1+2=3. «La Emperatriz», 3, es la carta de la creación, es la que representa el arquetipo de la madre, una mujer en gestación. Ella también estará incomoda: Le dará luz a «El Mundo», 21, 2+1=3, pero mientras eso sucede tendrá que tener paciencia… No puede arrancar su bebé antes del tiempo establecido por afán a verle la cara (porque lo mata) y deberá salir de su zona de confort por amor, haciendo con herramientas potentes de poder femenino y reflexivo (que refleja) el milagro de la vida que sembró «El Mago» (1) desde la energía vital de «El Loco» (0) pasando por «La Sacerdotisa» (2). Al final de todo está «El Mundo» (21), ya encerrado en los laureles de la forma que lo delimitan como tal. Todo lo que buscamos es encerrar la energía vital en la forma mientras estamos en el Samsara, contribuyendo a la Maya (Samsara= rueda de las encarnaciones, Maya= La ilusión, a.k.a la Matrix).

Esta semana ha sido muy desafiante. Hice muchas consultas de tarot lunes, martes y miércoles. Amo ser consultante espiritual porque al canalizar mensajes con las cartas, aprendo mucho sobre la vida, el amor, el mundo, el ser humano. No soy experta en nada de eso, de hecho para mí es un reto aprender a vivir sobre la marcha (es decir, ya estando viva y sin posibilidad de usar borrador). Igual yo sé que un traductor no necesita ser experto en el tema que traduce, asi que me relajo: yo me siento como una suerte de traductora cósmica, aprendo un montón en este oficio, pero lo mio es ser canal. El tarot me ha enseñado mucho y me ha ayudado infinitamente a transitar los desafios de ser un ser humano en una época tan dificil como la actual. Eso, y el arte.

El jueves fui a terminar mi tatuaje, ese que empecé antes de irme a España al congreso de tarot. Me encanta la poesía que le veo yo al hecho de marcar la piel a punta de daño y tinta: me reconforta pensar que mis heridas no necesitan ser algo feo y repugnante que deba esconder a toda costa, si no más bien una apertura al Universo y sus enseñanzas por medio del romperme y regenerarme, que no siempre es fácil. Caer en respuestas automatizadas del trauma es más común de lo que uno cree y por eso es tan importante sanar. Cuando sanamos nos expandimos, como los músculos cuando se rompen día a día en un entrenamiento fuerte, de a poquito, para regenerarse en la noche y al día siguiente seguir creciendo… Sí, al parecer crecer es doloroso. Y no tenerle miedo al dolor ha sido de mis mayores logros.

Con un amigo empezamos a sacarnos una runa al día, para generar reflexiones sobre la vida. Las runas son un oráculo nórdico, un alfabeto que se usa hoy por hoy para generar mensajes útiles a nivel evolutivo. Empezamos el jueves también, con la runa Perthro, una runa de dificil interpretación ya que corresponde a los mistérios, lo oculto, el secretismo, lo desconocido y… las sorpresas. Uno se puede sorprender con muchas cosas, pero mi favorita siempre será el proceso de creación en arte, que como decía, tiene mucho de «El Colgado», es decir, mucho de incomodidad. Esta runa, Perthro, dice que hay que ir hacia adentro y sacar eso que se sabe, eso que está cifrado en el ADN, en lo más profundo de nuestras fibras sensibles, para poder entender realmente lo que velan las sorpresas.

No hay que preocuparse por el pasado ni por el futuro, si no enfocarnos en el presente y usar esa intuición que sacamos de nuestras profundidades para ir por la vida con la brújula de nuestras corazonadas y nuestra fidelidad a nosotros mismos. Esta runa está relacionada con procesos karmicos más que todo por el discernimiento que implica saber a quién contarle nuestros secretos/deseos/proyectos y todo lo que aún no se ha concretado, ya que mientras eso está en nosotros podemos gestarlo, nutrirlo, y darle su tiempo, pero cuando lo anunciamos al viento, deja de ser completamente nuestro y empieza la energía a dividirse entre adentro/afuera siendo suceptible a todo lo que ello implica: el afuera tiene todo tipo de dinámicas y energías impredecibles de otros que pueden retrasar su concreción, realización y forma.

Yo relacioné esa runa con la sorpresa de ver mi tatuaje terminado. Después de mucha paciencia, sacrificio, aguante, amor, ver la obra terminada es muy distinto, ya que por más que uno se lo imagine y lo geste, el resultado final en arte, siempre sorprende. Mis preguntas con respecto a esta runa para reflexionar un rato fueron:

¿Cómo me conecto yo con lo que no se ve (lo oculto) y como lo gesto?

¿Valoro y cultivo el silencio necesario para gestar la magia?

Todo eso lo anoté en mi diario, que definitivamente retomo a partir de ahora. La idea/reto es escribir todos los dias, o como mínimo hacer un dibujo de lo que salga. De hecho es muy importante tener un lugar donde podamos «drenar» las emociones cuando ellas están conturbadas. La mente debe ser un lugar tranquilo. El secreto de la carta «La Estrella», que es la carta del «todo va a estar bien», la serenidad, paz interior, fé, confianza y certeza, tiene todo que ver con las emociones, por eso muestra a la figura central manejando agua: las emociones fluyen, porque lo que no fluye se estanca, huele feo y empieza a generar problemas. De ahí que el arte sea tan importante en la vida de CUALQUIER ser humano. Pero también es necesario que haya calma en nuestro lago porque si no, no se podrán reflejar las estrellas que representan simbólicamente la guía de los cielos. A mi personalmente, dibujar porqué sí, y con la intención de tranquilizarme, es infalible para eso.

Las palabras necias podrán retumbar en la mente, pero no necesariamente resonar. Cuando el lago se calma, por medio de las herramientas de gestión emocional que tengamos, no importa mucho si tuvimos un día dificil, si discutimos, si nos insultaron, si pasaron cosas feas. Esta fue mi página del viernes:

Tuve mi «lago emocional» bastante conturbado como puede verse en mi dibujo. Sin embargo, cuando lo terminé, ¡sentí un alivio tan pero tan grande! Saqué lo que tenía que sacar. Mi runa del día fue Ansuz, cuyo elemento aire la relaciona con el viento, la comunicación y las palabras. De hecho, es una de las primeras runas que se estudian cuando empezamos con ellas. Se le asocia a Odin, que a su vez es un arquetipo relacionado con «El Colgado» del tarot, pues este dios nórdico logró encontrar el alfabeto rúnico al colgarse 9 días y 9 noches del árbol sagrado Yggdrasil. Es la runa del don de la palabra. El conocimiento que viene en palabras puede venir de un profesor, un amigo, un susurro interno, el mundo onírico… El conocimiento puede venir de todas partes y solo hay que fijarse en los pequeños detalles para adquirirlo.

La carta del Tarot relacionada con la escucha y el conocimiento espiritual es «El Gurú» en mi baraja («El Papa» en otras). Su letra hebrea correspondiente es «Vav», que significa gancho, clavo, vínculo. Una letra que une. El sendero en el árbol de la vida de esta carta es el 16, que une Chesed (misericordia) a Chokmah (sabiduría).

También vale la pena resaltar que con el mismo cuidado y respeto que recibimos el conocimiento (las cosas no son ni buenas ni malas, son información y la info es neutral, pero sí hay que saber filtrar) así mismo debemos tener mucho cuidado al transmitirlo y ser impecables con nuestras palabras. Cosa nada fácil en un mundo como el nuestro, por cierto. Saber escuchar es vital, pero creería que saber escuchar entre lineas es aún más importante en esta época (Kali Yuga) si queremos encontrar ese conocimiento que está en todas partes.

Creo que integrar la runa Ansuz tiene mucho que ver con integrar el poder de la palabra. Las palabras pueden sanar o pueden dañar, pueden ser un bálsamo para el alma o un vehículo de caos y destrucción. Es importante saber pensar con serenidad (de ahí la importancia de la buena gestión emocional) porque mientras las palabras están adentro nuestro tenemos total control sobre ellas, pueden madurar, perfeccionarse, articularse mejor… Pero una vez se expresan, salen al mundo, se las lleva el viento, para bien o para mal. Y será dificil retractarlas.

Reflexiones de esta runa son: ¿Escuchamos para entender o escuchamos para reaccionar? ¿Decimos lo que nuestro corazón nos pide, o nos guardamos las cosas? ¿Los consejos que decidimos integrar a nuestra vida, vienen de un lugar amoroso o vienen de un lugar de control y miedo? ¿Somos impecables con nuestras palabras una vez entendemos su poder? ¿Cuanta importancia le damos a palabras de otros que nos conturban la mente? ¿Qué tanto influyen las palabras de otros en nuestra construcción de realidad? ¿Cuando y porqué elegimos escuchar o no escuchar nuestra voz?

En mi reto del cuaderno, estoy haciendo como minimo, un dibujo. La idea es no solo el dibujo, también una frase sacada de ese dibujo, una runa y las reflexiones sobre esa energía en mi día. Ha resultado un lugar seguro para hacer consciencia y por lo tanto expandirla.

Mi runa del sábado vino a terminar la energía del viernes, ya para ir cerrando semana y este artículo, «Hagalaz», una suerte de runa muy similar a «La Torre» del tarot (aunque a mi modo de ver es sutilmente diferente), nos invita a pensar qué hacer cuando hay tormentas en la vida. Nadie realmente controla una tormenta, las tormentas suceden y no necesariamente las causamos nosotros. Nos vemos obligados a dejar atrás cualquier cosa que pese o estorbe para buscar rápidamente un resguardo. La naturaleza de las tormentas es llegar, hacer lo suyo y después disiparse para dar lugar a la calma. No es tan grave, tan solo un poco estresante (normal, sin estrés no hay estado alerta, y si no hay estado alerta, no hay respuesta rápida ante ninguna emergencia).

Mis reflexiones de esta runa fueron:

¿Qué hay que dejar atrás rápidamente para resguardarme con eficacia?

¿Dónde encuentro yo un resguardo cuando suceden tormentas en mi vida?

¿Qué es para mi un resguardo?

Cuando llega la tormenta ya sé que lo que no sirve, que no estorbe. Lo dejo atrás sin peros, pues salir de la zona de daños del granizo y rayos es lo más importante (a.k.a, buscar resguardo). Una vez pasa la tormenta, está en nuestras manos aceptar lo ocurrido, meditarlo y buscar aprender de ello porque si llega a haber otra tormenta (como ya dije, no las controlamos) podremos transitarla aún mejor.

Mi resguardo más efectivo siempre fue, es y será el amor. Nunca me ha fallado y nunca ha sido escaso. El proceso de deconstrucción de las narrativas normativas con respecto al amor que he tenido que hacer para entenderlo ha sido largo y aún sigue.

Me resguardo en mi tribu, que vibra en mi misma frecuencia, me ama y es familia del alma. Familia cósmica más allá del tiempo y el espacio. Gratitud a cada persona que ha sido resguardo cuando otros intentan herir, confundir, dañar, doblegar, manipular, romper, aplastar, marchitar o quien sabe qué cosas más. Gratitud a nosotros mismos, que cada vez somos más expertos en usar nuestras herramientas para construirnos rápidamente un lugar seguro incluso en soledad, porque nos amamos mucho. El Universo seguirá encontrando vehículos para sus rayos y granizadas, tsunamis y terremotos. Lo importante es saber que siempre tendremos resguardo si aprendemos a ver que así mismo, el Universo tiene miles de lugares seguros en personas amorosas, lienzos, canciones, árboles, mascotas y diarios que reciben reflexiones, mamarrachos, runas y anotaciones sobre cartas del tarot.

Les amo. Infinito.

La mejor energía siempre,

Vale Montaña

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba